Trash the dress, Pilar y Dani, el Garraf, Casteldefells

Esta temporada de bodas está siendo increíble para mi, a nivel personal. Estoy disfrutando como nunca, y tengo ganas de experimentar, de probar, de reflexionar. Ya lo he contado en alguna ocasión, soy un fotógrafo en color, de la vida tal como viene… pero me ha dado por hacer este post en blanco y negro, dando una vuelta de tuerca a mis convicciones, a mi manera de contar las historias a través de la fotografía. Y como Pilar y Dani me dejan libertad absoluta (eso si, ellos las tendrán también en color, tranquilos!), aquí os dejo la postboda o el trash the dress que hicimos en una playa cerca de su casa. Para las novias, tranquilas, el vestido sólo quedo un poquito mojado y ya está….

Esta vez no estábamos sólos, Blanca, la chihuahua, contemplaba extrañada la escena…

La boda de Pilar y Dani

Así se las gastan en Alcolea de Cinca, un pueblo del que tengo muchos recuerdos, todos buenos, por cierto. Es el pueblo de un buen amigo mío, de grandes pescadores también, dónde me han tratado siempre a cuerpo de rey, con especial mención a Conchita, ella ya sabrá lo que digo.

Pilar y Dani, sólo decir que tenemos dos amigos más. Nuestra casa es la vuestra. Son estas cosas que tiene la fotografía de boda. Esta vez la celebración no fue en Zaragoza sino en los salones Casanova, dónde el trato a los fotógrafos fue exquisito, sin palabras.

Lo dicho, pasen y vean, que así se las gastan en Alcolea…

Se me olvidaba, altamente recomendable pasarse por ohhhappyday para ver el video de ese día!

La boda de Carmen y Victor, torre del Pino, Zaragoza

Una de las bodas más divertidas en las que he estado. Ese sería el resumen de la boda de Carmen y Victor. No hay más que ver la cantidad de fotos bailando y riendo de Carmen, se puede estar más feliz? Claro, que las amigas de teatro también ayudaron… gracias chicas!

El pabellón de Aragón de la expo de Zaragoza fue dónde se conocieron, y allí quisieron hacerse el reportaje de fotos, otro reto para mi, ya que en esa zona ya he hecho muchas fotos, además de traerme unos recuerdos imborrables de esa época, allá por 2008, en la que trabajé como fotógrafo para el Heraldo de Aragón cubriendo la exposición internacional. Allí conocí a gente que nunca olvidaré…

Me ha tocado trabajar con Carmen un montón de veces y debo reconocer que es una de las personas más profesionales que me he encontrado en mi vida. A Victor le conocía menos, pero no hace falta pasar mucho tiempo con él para darse cuenta de su nobleza, creo que esa es la palabra. Me emocioné (y Victor también) cuándo Carmen leyó una poesía escrita por ella, sí, también escribe poesía…

Aquí os dejo 36 fotografías de la boda, guardo grandes recuerdos, el mundo es vuestro…