Preboda en el norte, Amparo y Alejandro

Para un fotógrafo de bodas que ha nacido en San Sebastian, proponerle hacer un reportaje de preboda allí es algo sensacional. Si a eso se le suma la predisposición absoluta de la pareja, en este caso de un trio, Apollo, el chihuahua fue parte fundamental en el reportaje, y también parte importante de la familia. Me impresionó como disfrutaron de verle correr por las arenas de Zumaia. Pronto será la boda, y la motivación está por las nubes. Además, comimos en la parte vieja, ¿qué más se puede pedir?